LA CURIA, EDUCACIÓN Y REVOLUCIÓN

Webnode
17.11.2010 17:25

Heriberto Rivera

hriverat1@hotmail.com

Al remontarnos al pasado educativo por el cual ha transitado el pueblo y la sociedad en su conjunto, se puede observar que a partir del año 1936, luego de la muerte de Juan Vicente Gómez, se inicio en la Venezuela de entonces, como consecuencia de los cambios a nivel mundial, en los aspectos sociopolíticos, cambios estos imbuidos por el desarrollo de la filosofía positivista, una reforma liberal, que en el campo de la educación tuvo algunos aciertos y avances que se pueden clasificar según el caso como prudentes  y otros pávidos que permitiera abrir tímidamente la senda hacia una transformación educativa; es un recorrido educativo que en ningún modo ha tenido un carácter uniforme ni mucho menos en continuo ascenso, es más bien como un avance y retrocede en los intentos de cambiar la educación de acuerdo al contexto político de la Venezuela que despertaba tardíamente al siglo XX, siendo en todo caso que el campo de la educación ha tenido a lo largo de su dilatada y conflictiva historia el reflejo de la lucha ideológica por la educación, de la cual, se afirma y con razón, que no tiene neutralidad alguna ya que obedece a una filosofía política y por ende a una concepción de la humanidad elaborada por seres terrenales y tangibles.

Teniendo presente que la historia es camino de la verdad así como émula del tiempo y fiel testigo de lo pasado, que obliga a revisar de manera permanente para distinguir el por que de los cambios de la educación en el presente y por que tanta obstáculos que surgen de los sectores conservadores que desde tiempos vetustos se han opuesto según parece por alguna divinidad de mantener en la proscripción y atraso a la grandes mayorías de la población, para garantizar la facilidad de su explotación y manipulación.

En ese contexto histórico, en un país sumido en una mediocridad provinciana sin sentido nacional, lleno de analfabetas, un pueblo sin oportunidades para el estudio y formación, el tema de la educación adquirió un singular interés, a pesar de lo complejo y polémico en aspectos como la alfabetización, la nueva metodología, los planes de estudio, la reforma de la Ley de Educación dentro del alcance social y sentido político, así como el rol del Estado en la educación. Es así como grupos organizados plantean la lucha contra el analfabetismo y la inadaptación de la educación a la realidad venezolana, surgiendo como un foco de luz la Sociedad Venezolana de Maestros de Instrucción Pública que se plantearon una cruzada nacional por los cambios en el hacer educativo; temas como la formación del profesorado, la educación técnica, la reforma universitaria, la obligatoriedad y gratuidad de la enseñanza, fueron demandas sentidas por la mayorías del momento y debido a la presión organizada el ministro de educación de turno se vio obligado a contratar a la primera misión de pedagogos chilenos, evento que fue celebrada por la colectividad, aunada a la declaración del gobierno en el sentido de combatir el analfabetismo de las clases trabajadoras en cada campamento, genero problemas de tipo político ideológico a raíz de los elementos sociales plasmados en el texto de una propuesta de reforma de la ley de educación, donde la jerarquía católica irrumpe con todo su poder para opacar , desvirtuar y diferir los cambios tan ansiados en la educación, todo por el interés de seguir manteniendo privilegios y el control de la educación a través de la imposición del dogma religioso, oponiéndose a la función privativa que el Estado tiene sobre la educación, alejando la influencia de las ideas socialistas y progresistas satirizando toda idea de avance social, deslindando las posiciones entre quienes abogaban y se oponían por el Estado Docente y por una escuela que en cuanto a los credos religiosos debía ser de carácter laico.

El proyecto de Ley de Educación no fue aprobado por la mayoría conservadora del congreso de la época y por la influencia del episcopado así como la labor de los pedagogos chilenos en Venezuela contra la cual desataron  un ataque visceral que conjuró toda posibilidad de cambios en la educación, muy a pesar de que nuestra penuria teórica, técnica y pedagógica obligaba a buscar auxilio en otras países de Latinoamérica; por el contrario la jerarquía católica arremetió desde el pulpito y su diario La Religión creando rumores calumnioso sobre la solvencia y moral de los distinguidos educadores chilenos. Contra la misión de educadores chilenos, los sectores rancios y religiosos que son los mismos de ahora en pleno siglo XXI, lanzaron la sospecha, el patrioterismo xenófobo y la acusación política, acabando con uno de los esfuerzos culturales más serios que se habían propuesto para el momento.

Hoy en tiempos de revolución, en pleno siglo XXI se repite la conducta retrograda de la cúspide episcopal, que se oponen a la educación del pueblo, el cual ha salido a la luz dejando atrás el oscurantismo en el que estuvo sumergido y lo hacia presa fácil para la manipulación

Desde 1999, el Gobierno Bolivariano ha ubicado como máxima prioridad el fortalecimiento de todo el sistema educativo venezolano para hacer realidad el derecho a la educación, para lo cual ha sido indispensable rescatar la iniciativa del Estado como garante de oportunidades educativas para todos, fundamentándose en el artículo 102 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, donde refiere la educación como un derecho humano, deber social, democrática ,gratuita ( a pesar de la curia) y obligatoria.

La prioridad otorgada a la educación como proceso fundamental para el cumplimiento de los fines de la Constitución y el Proyecto Nacional Simón Bolívar, Primer plan Socialista, la cual tiene como misión la superación de la “ética” del capital, y se centra en la configuración de una conciencia revolucionaria en la necesidad de un nueva moral colectiva, que sólo puede ser alcanzada mediante la dialéctica de la lucha por la transformación material de la sociedad y el desarrollo de la espiritualidad de la patria; hoy podemos presentar realizaciones en pleno proceso de consolidación, y muy a pesar de la obstrucción de la curia encopetada y jactanciosa, lo siguiente, como producto de la Revolución Bolivariana:

-La aprobación y ejecútese de la nueva Ley Orgánica de Educación aprobada en agosto 2009, la cual fortalece el nuevo Estado Docente y crea las bases para superar la fragmentación y atomización del saber y el conocimiento. (La curia hizo lo imposible por la no aprobación)

- La eliminación del cobro de matrícula en los planteles oficiales y la consiguiente disminución de trabas para el acceso a la educación obligatoria. -La creación de las Escuelas Bolivarianas (escuelas de turno de todo el día, con cobertura de servicios de alimentación y recreación para todas las niñas y todos los niños).

-La creación de los Liceos Bolivarianos, que en el pasado reciente fue deliberadamente el nivel más desatendido (aspiraban su privatización). Avanzando en la construcción de un currículo fundamentado en el enfoque de la interdisciplinariedad y el desarrollo endógeno.

- La recuperación de la infraestructura de las escuelas  y la construcción de nueva infraestructura educativa

- El relanzamiento de la educación media técnica, la cual había sido truncada, obedeciendo a las políticas neoliberales.

- El Plan Simoncito dirigido a garantizar el acceso universal a la educación inicial.

- El Plan Nacional de Lectura, como parte del cual se han distribuido gratuitamente millones de libros.

- La Misión Robinson que ha logrado la eliminación del analfabetismo.

- La Misión Ribas técnica concebida para la incorporación de todos aquellos que no lograron culminar sus estudios de educación media general y/o técnica.

De igual forma se puede expresar, que la educación universitaria atraviesa un momento estelar, con la creación de la Misión Sucre y la Universidad Bolivariana de Venezuela, donde se adelanta una concepción de la educación vinculada a la realidad social, al contexto sociohistorico, no para desarraigar a la persona de su medula social, haciendo realidad que la universidad va al pueblo con la instauración de las aldeas universitarias y la municipalización de la educación como estrategia y meta, medio y fin, donde la universidad llega a la comuna instalándose para imbricarse en sus raíces impulsando el desarrollo endógeno de la comunidad.

Este es un modelo alternativo de educación universitaria que se basa en la concepción de educación que se abre paso a ante el modelo medieval y mercantilista de la universidad tradicional trastocando las funciones de docencia, investigación y extensión para pasar a los espacios de la formación integral, la creación intelectual y la vinculación social, con los novedosos programas de de formación que giran en torno a proyectos determinados y precisos, realizados conjuntamente con las comunidades, planteando y abordando problemas reales y soluciones en contextos concretos con enfoque interdisciplinarios.

En fin, hoy con la Revolución Bolivariana, echando las bases para la construcción del socialismo del siglo XXI, el pueblo estudia  se prepara y cuestiona, para salir al frente de la realidad, conocerla y transformarla muy a pesar de la obstrucción de los sectores rancios y conservadores de la curia y sus comulgados. Sin embargo vamos en el camino cierto e irrefutable del Creador seráfico y terrenal.